Tanto si es la primera vez que compites como si ya tienes experiencia, lo que vas a leer a continuación te puede interesar, especialmente a nivel mental. Y es que, muchas veces invertimos nuestro tiempo y nuestros recursos en tener la preparación adecuada, pero no es suficiente. Hablo de preparación en cuanto al material que necesito para la prueba, el nivel de entrenamiento, de carga física o de alimentación incluso. Está perfecto seguro, pero te olvidas de una parte fundamental, cómo vas a prepararte mentalmente para conseguir tu objetivo, si es que lo tienes.

Pero antes de tener un objetivo, será importante que analices cuál es tu situación actual ahora, y cuál crees que puede ser tu futura situación en el momento de la prueba. Esto te va a permitir cumplir con una de las premisas del establecimiento de objetivos, que sea realista. Además como ya hemos visto de que sean específicos, medibles, alcanzables y que tenga una fecha para conseguirlo.  

Es decir, antes de proponerte tus metas, analiza cuáles son las posibles demandas qué te exige la prueba y examina cuáles son tus recursos para poder afrontarlas. Esto no sólo te permitirá tomar mejores decisiones en la prueba o incluso antes, sino que también te da cierta ventaja mental sobre las posibles dificultades que puedan aparecer. Además, de esta forma ya habrás empezado a elaborar tu estrategia y plan de actuación.

Factor mental clave

Para ello, puede ser interesante, en caso de que sea una carrera por ejemplo (ciclismo, trail, atletismo, etc.), estudiar previamente el recorrido. Podrás visualizar mejor las demandas de la prueba, establecer cuáles pueden ser los momentos más críticos para gestionarlos con mayor seguridad y los momentos favorables para aprovecharlos de alguna manera. Tanto si el recorrido puedes verlo de manera presencial como si solo puedes ver el perfil de elevación o algunas fotos y vídeos, sería ideal también poder trabajar la visualización. Es decir, imaginarte en las semanas previas que estás en la competición superando cada uno de esos momentos que habías estudiado.

Plan de entrenamiento psicológico. Haría Titán

Haciendo esto no te aseguras que todo lo vas a tener bajo control. Pero al menos sí que puedes tener la sensación de que puedes gestionar la mayoría de cosas que dependen de ti. Con la visualización, bien entrenada, buscamos cierta activación neuronal que se acerque a la activación del día de la prueba, tanto a nivel físico como cognitivo. Por decirlo así, es como si el día de la prueba hicieras algo que ya habías hecho en el pasado. Esa huella de memoria hace posible que tu cerebro se conecte mucho más rápido.

Hasta aquí la primera parte de la preparación psicológica y mental de la prueba, pronto volveremos con más detalles para que puedas sacar el máximo aprovechamiento posible de la competición.

¡Hasta la próxima deportistas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.